Anécdotas y Curiosidades de colegas Ilustres

10 de Junio, 2017

El Sr. Kaufmann encargó su casa al arquitecto en un lugar especial, y éste relevó cada árbol, cada piedra y cada accidente del terreno en el que pasaba mucho tiempo meditando. Pero transcurrieron tres meses y no había dibujado una sola raya del proyecto. Su dibujante preocupado le preguntaba cada tanto ¿Va a hacer algo? Él respondía si y se marchaba. Un día suena el teléfono, era Kaufmann que estaba a tres horas del lugar donde se encontraba el Estudio. Relata el dibujante que entró en pánico cuando escuchó que su jefe dijo: "hola, como está Ud., lo estamos esperando" y colgó. Se sentó dibujó los árboles y accidentes del terreno de memoria y empezó a dibujar las plantas y cortes; a las tres horas recibió a su cliente con los planos en la mano. La "Casa de la Cascada" en el estado de Pensilvania, se hizo luego famosa y pasó a ser una obraemblemática de Frank Lloyd Wright, uno de los 2 arquitectos más influyentes del Siglo XX.

Las innovaciones no resultaron solo en lo conceptual y estético, en una época que predominaba la construcción de estilo, sino en la audacia de lo técnico. Cuentan que los obreros de esa casa se negaban a desencofrar los inmensos voladizos de Hormigón Armado, por lo que Wright debió hacerlo personalmente. Algo parecido sucedió con el original proyecto para la Fábrica Johnson Wax en Wisconsin, que los inspectores no querían aprobar por considerar insegura la estructura de columnas-hongo. Wright hizo construir un módulo a escala real y en una demostración pública lo sometió hasta 10 veces la carga de servicio cuando recién colapsó.
Las diferencias con el otro arquitecto más influyente del Siglo, Le Corbusier, no solo se dieron en el concepto de la arquitectura orgánica versus la modernista que idealizaba la máquina, sino que pasaron al terreno personal de estos dos personajes con dosis de arrogancia y autoestima exageradas. Alguien contó que Wright decía “Corbusier” antes de aplastar con un matamoscas a los molestos insectos.
Lo más curioso del arquitecto Suizo, quizás sea precisamente que no era arquitecto, por lo menos con título académico. Estudió Arte y se formó con otros arquitectos. El mismo Le Corbusier afirmó “soy autodidacta pero soy curioso y tengo una mente organizada, siempre me sentí estudiante”. Y en una aguda crítica a la enseñanza de la época señaló “no tengo diploma, así que no tuve que olvidar lo que aprendí”. Formuló importantes propuestas para la construcción de ciudades futuras. Ya en 1925 le ofrecen presentar un proyecto en la “Exposición de las Artes Decorativas” en Francia, sugiriendo que diseñe una fuente o algo así, a lo que respondió “haré una fuente, y atrás una ciudad para tres millones”; al final presentó el estudio para una ciudad contemporánea pero sin la fuente.
Sus ideas urbanísticas, marcadas por la reacción al tugurio de la ciudad industrial y por el deslumbramiento con el automóvil de reciente aparición, fueron muy influyentes en todo el mundo moderno, aunque hay que decir que fue un desacierto grave (hoy con muchas dificultades para ser revertido) cortar la tradición histórica de ciudades vitales, multifuncionales y hechas a escala humana.

Para nuestro país, Le Corbusier diseñó la casa Curutchet en La Plata (declarada por UNESCO patrimonio de la humanidad) que construyó otro personaje, el arquitecto argentino Amancio Williams. Amancio se tomó tres años antes de empezar a construir, para desarrollar con empeño obsesivo los más de 400 planos de obra que dibujó para la misma, a partir de los 14 planos de anteproyecto que le había enviado desde Francia su admirado maestro. Con semejante plazo, sufrió obviamente airadas quejas y reclamos del propietario, al que por carta (desde Mar del Plata) le contestó: “…si yo que no voy a obtener ninguna ventaja en la obra, pues no soy el autor del proyecto, me tomo tanto trabajo por ella, por amor al arte y a todo lo que es noble, con cuanta más razón Ud., que es el que la va a disfrutar, debe tener paciencia y aguantar”. La actitud y la respuesta distan mucho de encajar como es bastante evidente en las pautas del marketing actual…

En el año 1983 se recibe de arquitecto en la Universidad Nacional de Córdoba. Actualmente desarrolla su actividad con epicentro en las provincias de Córdoba y San Luis.